La Atención Centrada en la Persona se aleja de modelos de cuidados tradicionales donde la atención viene determinada por necesidades asociadas a clasificaciones de enfermedades y grados de dependencia.

Apostar por la ACP es un recurso que nos diferencia de otros centros . Llevarla a cabo implica, cambiar la visión hacia los USUARIOS ,que parte del reconocimiento de su singularidad y que fija su mirada en sus capacidades . Buscamos que cada persona usuaria pueda tener control sobre su vida cotidiana y, en consecuencia, sentirse más autónoma.

Las personas necesitamos más relaciones que las familiares, necesitamos relacionarnos con nuestros congéneres para sentirnos felices y plenos . En coherencia a esta visión, la ACP orienta al equipo para que puedan atender las necesidades particulares de vida de cada usuario, además de fomentar las relaciones entre ellos en la diferentes áreas de convivencia.

Avanzar hacia la ACP requiere liderazgo y formación continuada y una importante implicación por parte de los profesionales y la dirección del centro .Es un esfuerzo que merece la pena, porque ofrecemos a los usuarios un nuevo sentido a su vida.