La plantilla de la residencia Cugat de Vilanova organiza una sorpresa a sus abuelos en pleno confinamiento