Después de mucho mirar y mirar residencias para mi madre al final nos decantamos por Cugat y ha sido la mejor decisión que pudimos tomar, mi madre se encuentra genial, puede seguir haciendo cosas que le gustan y se siente como en casa.