El educador social, debe dar vida a los años, a partir de esta frase podemos deducir los siguientes objetivos:

*Potenciar la dimensión lúdica, creativa, y relacional de la persona.

*Generar ilusión.

* Contribuir a que la persona reelabore y de continuidad a su propio proyecto de vida e integrar a los familiares de los residentes en el proceso de dinamización.

*Potenciar la capacidad de decisión y de autogestión de la persona.

*Normalizar la vida de la persona mayor como persona, antes que como enfermo.

*Recuperar y mantener la vinculación con el entorno y la vida social.

*Mantener y potenciar capacidades físicas, psíquicas y sociales, teniendo en cuenta a la persona como un ser biopsicosocial y espiritual.

La educación social se ha convertido en una arma importante dentro de nuestro centro, para alcanzar nuestro objetivo macro el cual es :

«Conseguir un envejecimiento activo donde primen la participación y el protagonismo de nuestros residentes dentro de la sociedad en la que viven.»

La intención de promover un envejecimiento activo esta basada en aumentar la expectativa de existencia saludable y mejorar la calidad de vida de las personas que envejecen, incluidas las que son frágiles, físicamente incapacitadas y que requieren cuidados específicos.

Por tanto el envejecimiento activo implica estar en contacto con el entorno en el que se vive, a través de un abanico multicolor de opciones de tipo recreativo, social, cultural y formativo. En Cugat Residencial estamos enfocados en el respeto a la Diversidad motivo por el cual trabajamos con el modelo de la Atención Centrada en la Persona el mismo que permite conocer de manera individual las necesidades, preferencias e inquietudes de nuestros residentes. Lo que nos conlleva a ampliar nuestro abanico actividades:

Participación social :

Promoción de actitudes actitudes y habilidades para la participación social ( charlas, coloquios, debates, encuentros).

Desarrollo cultural :

Trasmisión de experiencias y conocimientos, exposiciones de oficios, ocupaciones significativas.

Programas intergeneracionales, incorporación del colectivo de nuestros residentes como transmisores de cultura, conocimientos y valores fundamentales a otras generaciones.

 

Cultura y educación:

Acercamiento a las nuevas tecnologías (uso y manejo del móvil, informática, redes sociales, música, etc).

Rincones:

Lugares personalizados donde el residente elige que actividad realizará en el momento que desee ( doblar ropa, costura, comedor, pintura, juegos de mesa, manualidades, lectura ).

 

 

Roxana Suárez

Educadora Social de Cugat Residencial.