Comer saludablemente es un asunto de gran importancia que se nos inculca desde que somos pequeños, sin embargo, cuando se trata de la alimentación para mayores, no hay otra alternativa. La nutrición en la tercera edad contiene características especiales y debe seguir un patrón, que ayude a mejorar la calidad de vida de las personas durante esta etapa de sus vidas.


Las personas mayores constituyen un colectivo particularmente vulnerable a la malnutrición. Estos cambios fisiológicos, psicológicos y sociales que acompañan al envejecimiento condicionan el estado nutricional de las personas mayores. De ahí la importancia de una correcta alimentación, cuidando cada una de sus necesidades, teniendo en cuenta además que por lo general presentan uno o varios tipos de patologías. Es por eso que recae una gran responsabilidad sobre los profesionales de la salud de las residencias de ancianos..

La autenticidad que percibimos en cuanto a la congruencia de los platos, los ingredientes y el entorno estético, afecta al residente, al igual que  llevar una dieta adecuada puede minimizar los riesgos de padecer ciertas enfermedades, ya sean de tipo arterial, cardíaco, hipertensión, entre otros. Es muy importante incluir diariamente minerales, proteínas, vitaminas, grasas, carbohidratos y sobre todo mucha agua.

 En Cugat para hablar del servicio de comedor, hablamos de restaurante,  queremos para nuestros usuarios, un servicio a la carta, en el que  tanto en la comida como en el ambiente,  los clientes presenten una respuesta favorable hacia el restaurante siempre que perciban altos niveles de autenticidad en la comida y en el ambiente.